1. Antes de ponernos a trabajar nos gusta observar y analizar a nuestro paciente. ¿Qué síntomas tiene? ¿Le falta luz, tiene un pasillo claustrofóbico que parece estrecharse a cada paso, es recatado y como tal, quiere que sus armarios sean empotrados? Una vez el diagnóstico está hecho, es hora de actuar. Eso mismo hicimos con nuestro showroom . Gracias a nuestro equipo pudimos comprobar que bajo un falso techo se escondía un mural digno de reconocimiento. El pobre estaba muerto de miedo ahí arriba, escondido en su guarida, pero le rescatamos y ahora tiene toda la luz que necesita. Uno de nuestros deseos era reflejar que no trabajamos con intermediarios, por eso en nuestro local, la tienda, la oficina y la inmobiliaria están unidas pero, a la vez, sutilmente separadas, no por muros sino por techos y suelos. Cada bóveda es un mundo pero igual lo mejor es que vengas a vernos a la calle Diputació 321 y charlemos.

2. Situado en el corazón de Barcelona, nuestro showroom es un reflejo de alguno de los innumerables proyectos que hemos realizado. Teniendo en cuenta que somos un gran equipo que trabaja mano a mano sin la intervención de intermediarios, queríamos proyectar eso en nuestro local que sirve de tienda, oficina, punto de valoración, inmobiliaria y mucho más. De ahí que compartamos un mismo espacio que sutilmente está divido por ambientes que aunque respiren el mismo estilo se diferencian en sus techos y suelos ya sean murales, techo a la vista pintado o sin pintar, estructuras para aprovechar la altura, suelos con baldosas hidráulicas o de microcemento. Lo más fácil es que vengas a vernos a Diputació 321, Barcelona y hablemos.